December 31, 2017

November 3, 2017

July 10, 2017

Please reload

Recent Posts

Making music accessible

August 21, 2018

1/4
Please reload

Featured Posts

Pensé que regresaba: Memphis

September 3, 2017

 

Tenía 17 años cuando vine a vivir a Estados Unidos, mi primer destino fue la ciudad de Memphis en Tennessee. En ese entonces yo no decía que vivía en Memphis pues no lo entendía así, yo estaba ahí solo para estudiar, tenía la certeza de que mi vida estaba en Cartagena, allá estaban mi familia y mis amigos más cercanos.

 

Iba a pasar semestres completos lejos de mi casa y aunque soy ciudadana Estadounidense y Colombiana,  en la declaración de aduana siempre marqué que residía en Colombia a pesar de que estuviera más del 80% del tiempo en Estados Unidos. Mis planes eran estudiar y regresar a Cartagena. Pensé que iba a trabajar en la ciudad que me regaló la música y a reencontrarme con las personas que me habían visto crecer.

 

Ahora se que no sabía que significaba lo que estaba haciendo. Creo que mi negación se debía a que estar lejos de mi familia fue y todavía es la circunstancia emocional más desafiante para mi. No quería reconocer, que sí estaba viviendo aquí y que estaba empezando una vida nueva en otro lugar donde no conocía a nadie, donde no tenía con quien hablar español, un lugar donde no podía comer lo que comía en Colombia, un lugar con olores distintos y costumbres diferentes.

 

Por la naturaleza de mi carácter, introvertido y tímido, tuve mucha dificultad aprendiendo a expresar mi personalidad en un nuevo entorno, sobre todo teniendo que hablar inglés únicamente. Sentía que no podía ser la misma persona que siempre había sido.

 

Por lo que entiendo hoy como un choque cultural, mis días en Memphis no fueron fáciles ni los más felices. No me pude amoldar al estilo de vida que debía llevar allí. Era un lindo lugar que me brindó mis primeras oportunidades musicales en muchas áreas pero una ciudad sin diversidad cultural. Conocí gente amable pero no conocí a nadie que comprendiera la experiencia, como yo la vivía, de sentirme completamente extraña en un lugar que no resonaba conmigo, nadie que entendiera mi nostalgia y mi soledad. 

 

De cualquier forma aprendí demasiado, sobre todo en lo personal. Tuve experiencias buenas y malas, sin duda inolvidables, pero desde que llegué no estuve conforme con la uniformidad en el ambiente musical. Tuve un mentor que aunque tenía cara dura y no era nada afectuoso, era la única persona que entendía, aunque yo no hubiera dicho nada, que yo necesitaba un poco de familiaridad en mi día a día. Recuerdo que el hizo que en el repertorio de los ensambles de los que yo hacia parte se incluyera algo de música latina, después de todo parte de mi audición había sido una pieza de música latina y el entendió que eso era un pedazo importante de mi identidad, a pesar de que yo en ese momento desconociera mucho esa parte de mi.

 

 

Pero la experiencia no fue ni productiva, ni placentera. Cuando intentábamos montar un estándar de jazz en versión salsa en uno de los ensambles, uno de los compañeros se negaba a tocar, decía ‘‘yo toco blues, no toco salsa’’. Mi colega no tenía ni las ganas, ni la paciencia para aprender algo diferente, no lo pudo hacer ni siquiera por empatía.

 

Por mi parte, aunque no soy experta en ningún tipo de música latina, no pongo en duda que mi corazón canta y mi cuerpo se aviva de una manera especial cada vez que tengo la oportunidad de tocar una salsa, una cumbia o cualquier estilo que me suene más a casa. A pesar de los esfuerzos de mi mentor, que era un bajista y no un pianista, porque nunca me pude entender con el único profesor de piano jazz que había, sentí que ese no era un lugar para mi.

 

Después de dos semestres de estudio y un ensayo que escribí como proyecto final para la clase de literatura en la universidad de Memphis titulado “My Decision is to Learn”, en español “mi decisión es aprender”, decidí que no quería estudiar música en una universidad. El ensayo fue la carta para convencer a mis padres de suspender mis estudios allí pues siempre sentí que el ambiente no me permitía crecer musicalmente de una manera sana, ni ser creativa, ni ser Colombiana o simplemente ser quien quería ser.

 

Dudé 100% de todas las instituciones educativas como lugares realmente beneficiosos para aprender música y por eso no quise seguir estudiando en Memphis. Quería estudiar música pero estar completamente desvinculada de cualquier institución académica. Mis padres fueron comprensivos, pacientes y amorosos, y me permitieron el tiempo y el espacio para hacer lo que consideraba necesario en ese momento.

 

Ese fue mi primer año por fuera de casa. Se que la experiencia fue irremplazable para prepararme para lo que venía y para aprender mucho de mi misma. Así, viví en Memphis y me fui de Memphis, pero no iba de vuelta a Cartagena, venían muchos pasos distintos y mis planes de estudiar 4 años por fuera y luego regresar a casa se distorsionaron.

 

Paola

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Connect With Me
Please reload

Search By Tags
Please reload

Archive
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Twitter Icon

© 2017 by Paola Pierce

  • YouTube - White Circle
  • w-facebook
  • Instagram - White Circle
  • https://twitter.com/paitopierce